Presentacion de los CSR

dimanche 28 septembre 2008
par  CSR

Preguntas y repuestas a proposito de los CSR para presentar rapidamente nuestro corriente sindical.

¿Como definís vuestra organización ?

Nosotros nos reivindicamos de la Corriente Sindicalista Revolucionaria histórica. Esta corriente comenzó a existir bajo la forma de la Federación de Bolsas de Trabajo en 1892. Estas Bolsas de Trabajo organizaban las luchas obreras locales desde una base interprofesional. Pero estas estructuras también estaban muy activas en las estructuras gestionadas por los socialistas integradas en las Bolsas de Trabajo : colocación de trabajadores desempleados, sociedades de apoyo mutuo (subsidios de desempleo, enfermedad, accidentes de trabajo, de jubilación...), cooperativas de producción y de distribución, centros de salud, teatros y actividades culturales, deporte obrero, escuelas profesionales...

La Federación de las Bolsas de Trabajo se integró, enseguida, en la CGT, en 1902. Desde esa fecha esta confederación funciona sobre dos bases : las Uniones Locales (Bolsas de Trabajo) y los sindicatos de industria. En 1914, la corriente SR (NdT : Sindicalista Revolucionaria) perdió la mayoría en la CGT, lo que motivó la creación de una tendencia SR : los Comités Sindicalistas Revolucionarios. Nosotros reconstituimos esa tendencia en 1997 principalmente en el seno de la CGT pero también en la Confederación « Solidaires » (SUD), en la CNT y en la CGT-FO.

Nosotros defendemos el programa histórico de la CGT resumido en la Carta de Amiens.

¿Cual es la proporción de jóvenes, de trabajadores precarios, de desempleados ?

Nuestra organización está sobre todo activa en las Uniones Locales de la CGT y en la juventud. Tenemos por lo tanto una fuerte proporción de camaradas y de simpatizantes precarios (trabajadores temporales, contratados a plazos, empleos precarios del sector público). Estamos muy capacitados para organizar a los jóvenes trabajadores, visto que defendemos la creación de sindicatos de industria que permitan sindicar a los precarios y los trabajadores de las pequeñas empresas.

¿Cual es el papel de las luchas sindicales y de clase, hoy día ?

Para nosotros no se trata de multiplicar las luchas sectoriales pero sí de favorecer las convergencias interprofesionales. Rechazamos los desvíos localistas o corporativistas, así como el activismo de tipo izquierdista. El verdadero desafío es organizar a los trabajadores en su sindicato a fin de desarrollar la formación y las capacidades de gestión del máximo de trabajadores. Esta gestión obrera prepara las condiciones para la apropiación de la sociedad por los sindicatos.

Una de nuestras actividades principales es, por lo tanto, garantizar la formación de los trabajadores sindicados, en las confederaciones donde nuestros militantes tienen responsabilidades en este campo, pero también como CSR.

Animamos igualmente a la sindicalización, explicando que el Socialismo se construye en lo cotidiano, creando una contra sociedad de los trabajadores, en la vida democrática del sindicato pero también en las actividades de apoyo mutuo que nosotros animamos (apoyo escolar para niños, alfabetización de los trabajadores inmigrantes, deporte de los trabajadores, actividades culturales en las UL(NdT:Uniones Locales)…)

¿Qué estrategias proponéis para contrariar la ofensiva de la patronal y del gobierno ?

Para contrariar la ofensiva de la burguesía es indispensable preparar las condiciones para una huelga general. Los aparatos sindicales multiplican las luchas sectoriales con el fin de evitar un enfrentamiento frontal con el enemigo. Nosotros desarrollamos una estrategia alternativa, apoyándonos en las Uniones Locales y en los sindicatos de industria para ensanchar la relación de fuerzas y las perspectivas de la clase.

¿Qué problemas encontráis para haceros comprender por los trabajadores ?

El problema principal continúa siendo las lógicas individualistas y corporativistas presentes en el cotidiano del trabajador. Es en las organizaciones interprofesionales y de industria que los trabajadores comprenden que sus problemas no son individuales.
El segundo obstáculo es la delegación de poder, frecuentemente mantenida por las burocracias socialdemócratas e izquierdistas. Es necesario explicar constantemente lo que es el federalismo y la democracia obrera y conectar esta práctica con la perspectiva comunista* [*Nota del traductor : usan el término ‘comunista’ en el sentido de los fines, de sociedad ‘comunista’].

El tercer problema es el retraimiento por afinidad. En los sindicatos « alternativos » (SUD, FSU, CNT) el discurso ideológico sirve como justificación de pequeñas burocracias. La identidad filosófica permite justificar la escisión sindical. Existen, en Francia, 5 confederaciones que se reivindican del sindicalismo de clase y cada una mantiene su identidad con el objetivo de evitar la unidad de acción. La ausencia de un Frente Único hace difícil la movilización pero también la perspectiva revolucionaria que consiste en avanzar con el concepto del sindicato como futuro órgano de la gestión socialista.

La desorganización del PCF produjo la desorganización de la CGT, cada red de militantes centrándose en su sindicato, su UL, su UD (Unión Departamental). También en este caso la red oriunda del PCF busca desmarcarse de las otras, con el objetivo de proteger su pequeño poder.

Desgraciadamente esta deriva es frecuentemente bien acogida por los trabajadores, sobre todo los jóvenes. Con efecto, es muy tranquilizador afirmarse « revolucionario » en un sindicato de afinidad sin necesidad de asumir la responsabilidad de organizar el enfrentamiento con la burguesía. La contestación tiene cada vez más tendencia a desplazarse hacia el terreno de lo cultural y filosófico y a desertar de las luchas de clase en el terreno social. Este miedo de organizar la batalla de clase se justifica por el retraimiento en el interior de los aparatos y sobre su afirmación cultural.

¿Con qué organizaciones sindicales o tendencias tenéis contacto ?

Desde la creación del CSR, éste propuso constantemente campañas centradas en la unidad de acción. Pero en los sindicatos alternativos, así como en la CGT, las pequeñas burocracias « anticapitalistas » cultivan su aislamiento a fin de preservar su pequeño aparato.

Esta cerrazón provocó una verdadera despolitización del medio militante. Es lo que nosotros llamamos a « deriva anarcosindicalista » tal como ya existió cuando la crisis del movimiento obrero de los años 1920. El discurso filosófico abstracto va parejo con una ausencia de debate estratégico. La práctica del CSR, de favorecer el Frente Único mientras se continúa debatiendo, inquieta a todos los aparatos militantes. Todas las corrientes se ven obligadas a trabajar a nivel local con nuestros militantes, pues nosotros somos influyentes, a pesar de nuestros limitados efectivos. Pero esta unidad es difícil de mantener pues todas las otras corrientes, aún las de mayor implantación, tienen miedo de iniciar el debate con nosotros pues nosotros poseemos una verdadera estrategia revolucionaria conectada a una actividad real sobre el terreno.

¿Qué contactos habéis mantenido a nivel internacional ?

Desde nuestra creación, contactamos con IWW. Buscábamos intercambiar reflexiones estratégicas con nuestros camaradas norteamericanos. En ese momento, sin embargo, dijimos que no queríamos adherirnos [a la IWW]. Queríamos existir como organización activa e influyente en Francia antes de coordinarnos con otras organizaciones que se reivindican del SR.
Hace dos años, iniciamos un pedido de adhesión a la IWW, pues nosotros disponemos actualmente de una influencia que permite coordinar actividades internacionales. Sin embargo, queremos que esta adhesión vaya acompañada de un debate con la IWW, pues somos críticos en relación a elementos de táctica y de organización interna de la IWW.

Pensamos que no puede haber sólo un único esquema de organización de los SR a nivel internacional. En algunos países, es posible que se justifique crear sindicatos de la IWW autónomos. Pero en muchos países existen ya confederaciones donde los SR pueden actuar para el refuerzo de los sindicatos de industria y de las Uniones Locales. Crear sindicatos de la IWW sería totalmente artificial en Francia y vendría a separanos de la gran masa de trabajadores sindicados. En nuestro país, el sindicalismo revolucionario está conectado a la CGT y la batalla interna no puede ser abandonada.

Crear un sindicato nuevo puede parecer reconfortante pero al final se sacrifica frecuentemente la formación de los adheridos y se concentran las atenciones en la construcción de un nuevo aparato que reposar sobre fuerzas militantes reducidas y que está sujeto, por lo tanto, a derivar en una pequeña burocracia. Para construir verdaderas UL y sindicatos de industria, es necesario numerosas adhesiones y militantes.En Francia, constatamos el fracaso de la CNT y de SUD por estas razones. Estas experiencias deben servir para que en otros países los mismos errores no se reproduzcan.

¿Cómo podemos contribuir más activamente para la unidad de clase de los trabajadores, a niveles local, regional e internacional ?

Nuestros militantes participan desde hace 15 años en toda una serie de encuentros internacionales de redes sindicales alternativas y de influencia libertaria. Por desgracia, estas reuniones sirvieron, sobre todo, para producir textos de principios con una dimensión basados demasiado en la afinidad. Con excepción de una verdadera coordinación de 4 o 5 sindicatos ferroviarios (CGT de España, SUD, sindicatos de base italianos, RTM británico…) estos encuentros no resultaron ser gran cosa, excepto en hacer creer que existe una verdadera actividad internacional.

Pensamos, por el contrario, que el movimiento sindical internacional debe reconstruirse a partir de actividades de ramo de industria a escala internacional, coordinando sindicatos en las mismas multinacionales y en los mismos sectores profesionales. Es también a este nivel que podemos tejer lazos entre sindicatos de los países de emigración y de los países de inmigración.

En lo que respecta a la dimensión anticapitalista, es preciso tener en cuenta la situación de reculo que nosotros sufrimos desde hace una treintena, en la mayoría de los países. Los sindicatos no están en situación de apropiarse de una estrategia anticapitalista, pues los militantes sindicales tienen que concentrarse constantemente en luchas defensivas. Es en este cuadro concreto que los SR deben intervenir con el objetivo de elaborar colectivamente, entre militantes revolucionarios motivados, una estrategia revolucionaria insertada en las luchas.

Después es mucho más fácil usar nuestra formación y nuestro material para proponer análisis en las AG de sindicatos (NdT : Asambleas Generales). Sería irreal creer que la situación actual permite construir sindicatos de masa, revolucionarios. Es preciso primero redefinir un proyecto de sociedad y una estrategia que esté asociada y esto aún no puede ser realizado en el seno de una organización de masas, debido a la ausencia de formación política de la gran mayoría de los trabajadores sindicados. Es ésta la función que atribuimos a las organizaciones SR activas más que ser tendencias en confederaciones sindicales. Esta estrategia será tanto más fácil de elaborar en cuánto que nosotros consigamos colectivizar el trabajo de reflexión.

La unidad internacional debe, por lo tanto, llevarse a cabo a dos niveles : coordinar las actividades en los sindicatos de industria, con nuestros sindicatos, pero también elaborar una estrategia anticapitalista gracias a la existencia de organizaciones que agrupen militantes sindicalistas revolucionarios.
Por eso, invitamos a todos los militantes favorables al sindicalismo revolucionario, independientemente de su filiación filosófica, a que se reúnan en el seno de una única organización internacional para estructurar esa actividad común.

traducido por alasbarricadas.org